Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / España
 
 
SPRING BREAK

Baleares se prepara para la llegada masiva de jóvenes ingleses y alemanes

Desde hace pocos días cientos de turistas llegan a los hoteles de Levante y Baleares en busca de fiesta, sol y playa durante las populares vacaciones europeas de primavera.
 
'Spring Break'. Foto: Bild

'Spring Break' | Foto:Bild]


Fiesta, sol, playa y mucha fiesta. Es lo que buscan la mayoría de los cientos de jóvenes centroeuropeos -en su mayoría ingleses y alemanes- que llegan masivamente a enclaves turísticos de la costa levantina y balear. La mayoría de ellos dejan el turismo en un segundo plano y dedican el tiempo a beber y disfrutar de las fiestas dedicadas especialmente a estos grupos.

Muchos de los residentes de estos pueblos y ciudades ven con agrado la llegada de estos jóvenes, pues es un ingreso extra en un época fuera de temporada alta. La hostelería y restauración se frotan las manos, pero muchos otros temen la sectorización en este tipo de turismo y que no repercuta directamente en otros sectores como el turismo natural, de patrimonio o deportivo.

En muchos casos otras localidades intentan restringir la impunidad que gozan pues determinados comportamientos pueden 'espantar' a otros clientes como los cruceristas y el turismo familiar.

Barco-Fiesta en Magaluf, Mallorca

Barco-Fiesta en Magaluf, Mallorca


Un turismo con doble rasero


Muchos vecinos critican el ruido, las situaciones de comas etílicos, peleas callejeras y demás episodios desagradables. Problemas como el 'balconing' o los grandes botellones en las playas son algunos de los problemas crecientes.

'Sound Park Festival' es uno de los principales reclamos, producto de viaje creado exclusivamente para estudiantes universitarios, el primer y mayor Spring Break celebrado en Europa. Aerolíneas y viajes express facilitan a los jóvenes las escapadas a Mallorca, fomentando así un turismo 'estacional' y de poca duración.

Ayuntamientos como los de Lloret de Mar o Magaluf están tomando medidas concretas que otros consistorios comienzan a sopesar. Mayor control policial en zonas de concentración, control de tráfico de drogas o alumbrar las playas durante la noche son, según las autoridades, las más prácticas.
Alejandro Iriarte | 11 de Abril de 2014